English
english
Deutsch
deutsch
РУССКИЙ
русский
FRANCAIS
francais
ITALIANO
italiano
ČESKY
česky
JAPANESE
japanese
 
 
CONDUCCIÓN
Cada vez que nos ponemos al volante estamos sometidos a una constante exigencia y a un incesante "bombardeo" de distracciones que ponen en jaque nuestra seguridad. Manejar un teléfono móvil con una mano, ajustar la radio o el reproductor de CDs con la otra, tomar un tentempié rápido o tratar de que los niños se estén quietos en el asiento trasero... demasiadas cosas a la vez. Para ponernos las cosas aún más difíciles tenemos las condiciones de carretera y tiempo, siempre cambiantes. Muchos de nosotros conducimos además cansados o sin encontrarnos bien, otros tienen que lidiar con limitaciones físicas o han llegado a la edad avanzada que puede aumenter el tiempo de reacción y el tiempo que se tarda en la toma de decisiones. Todos estos factores hacen de la conducción un acto extremadamente complejo y difícil. A veces resulta sorprendente que llegamos sanos y salvos a nuestro destino. Francamente, estamos muy cerca del límite de nuestra capacidad para manejar todos estos estímulos, y cuando traspasamos dicho límite nos encontramos sometidos a un riesgo muy serio de sufrir un accidente. La principal herramienta de que disponemos para gestionar todos los retos es nuestra visión, y resulta que también llevamos la visión a los límites de su capacidad durante la conducción. Tardamos aproximadamente 1/4 de segundo en procesar y reaccionar a un incentivo visual al volante, lo cual, a una velocidad de 80 km/h, da una distancia recorrida de 7 metros. Está obvio que necesitamos toda la ayuda visual de la que podamos disponer para conducir de forma segura. El obstáculo visual más común, y también el más peligroso, es el deslumbramiento.



El deslumbramiento lo puede producir la luz solar intensa reflejada en una multitud de superficies pulidas tales como la carretera, el capó o el tablero de su automóvil o incluso el cromado brillante del vehículo que tiene delante. Estas condiciones resultan especialmente perjudiciales cuando el sol está bajo en el horizonte, así como al amanecer o al anochecer, que además suele coincidir con las horas puntas. Las lentes polarizadas bloquean eficazmente el deslumbramiento cegador. Aunque la luz solar brillante y el deslumbramiento son los peligros más obvios, a veces las condiciones luminosas son opuestas: situación climática adversa, poca luz. En esas condiciones, necesitamos una lente lo más clara posible que a la vez proporcione el máximo contraste. La protección que la polarización nos brinda sigue siendo importante ya que el deslumbramiento, en particular el deslumbramiento producido por la luz reflejada en el asfalto, puede aparecer de forma imprevista en cualquier momento. Puesto que el ojo tuvo que adaptarse a las condiciones de poca luz, es especialmente propenso al deslumbramiento. Drivewear es la única lente desarrollada especialmente para la conducción. Polarizada en todo momento y diseñada para cambiar de un color más claro a otro más oscuro y viceversa en función de las condiciones de luz cambiantes, es la única lente para unas gafas de conducir.
GLARE THROUGH WINDSHIELD

¡El deslumbramiento interfiere en la visibilidad!
Este vídeo de un automóvil pasando por el bosque muestra una situación bien conocida por cada conductor. El parabrisas literalmente se satura por el deslumbramiento producido por el reflejo de la luz en el tablero. En los momentos como éste, el riesgo de un accidente es el major.
Conducción
Conozca los factores que influyen en nuestros sentidos a la hora de conducir.
Conozca Drivewear
Infórmese del funcionamiento y de los beneficios de DriveWear.
El origen de Drivewear
Como han evolucionado las gafas desde los tiempos más antiguos hasta nuestros días.
 
Home | Site Map | Print the page | Top of the page | HTML version | Información legal
Site Design Copyright Younger Optics